En búsqueda de apoya libros: entrevista con Greg Dulli (The Twilight Singers)

Resulta difícil decidir cómo planear una entrevista con Greg Dulli. Difícil, debido a la envergadura de su obra, de la gente junto a quien ha tocado, e incluso a los proyectos sobre los cuales está trabajando. Sin tomar en cuenta su larga carrera como líder de la banda Afghan Whigs, por ejemplo, el año pasado sin ir más lejos sacó el tercer álbum de Twilight Singers, titulado She Loves You, hizo una extensa gira con ellos, tocó los teclados durante la gira de la banda de Mark Lanegan, además de grabar melodías con Lanegan para su tan esperado disco de los “Gutter Twins”, y se tomó algo de tiempo libre para realizar el último álbum de Afterhours, uno de los grupos más prometedores de Italia. En el momento de la entrevista se encuentra en Milán, porque se ha aunado a Afterhours durante su gira italiana en calidad de guitarrista. ¿Por dónde empezar?

Calificarlo de promiscuo no sería incorrecto, al menos musicalmente hablando. En realidad, así es como se define él mismo cuando le pregunto si, habiendo colaborado en tantos proyectos, le tentaría volver a una situación de banda a jornada completa. “¡Es como si hubiera estado casado por quince años, y ahora estuviera soltero y con licencia para hacerme el tonto”, se ríe, “y aún así puedo consolidar sólidas relaciones sin el factor de compromiso que probablemente me ataría! De hecho, ha seleccionado una banda básica para su próxima grabación de Twilight Singers, esta vez un álbum de material original, que ya ha comenzado a grabar.

“Más o menos me decidí por un grupo”, explica, “porque yo mismo estuve en uno por mucho tiempo, pero el deseo de conformar parte de una banda no era tan fuerte en mí como en otra gente. Hay que ir como desmalezando: ya no soy el veinteañero que maduraba junto a alguien, que iba de copas con ellos todas las semanas, por lo que tengo que informarme con quién estoy trabajando, y la mejor manera de hacerlo para mí es en el estudio de grabación”.

Hay cierta marcada sensación al hablar con Dulli que el álbum She Loves You, compuesto por versiones nuevas de temas conocidos, tan inspirado como haya estado, fue tan sólo trabajo preparatorio. Una manera de ponerse a sí mismo y a los músicos con los que elije trabajar en forma para la siguiente tanda de material original. No es la primera vez que esto ocurre en su carrera: antes de grabar el álbum Gentleman en 1993, Afghan Whigs grabó y lanzó un E.P. de versiones nuevas: Uptown Avondale. “Creo que la mejor manera de despejarse la mente es tocar lo de otros y meterse en algo”, afirma, “cuando escucho la música de otro y me pongo a tocar, estoy tocando algo que me suena extraño, por lo que es una manera fantástica de prepararme. A medida que he ido preparando esta próxima grabación me he ido dando cuenta que la razón por la cual no hice el disco de versiones nuevas fue porque quería hacer esto”.

En una entrevista concedida a Pop Matters, Dulli sugirió que su próximo álbum se llamaría Period Rush, en referencia a un punto culminante causado por la historia, que estaría perfilado por referencias hacia la música que retrocede desde la década de los 70 hacia la de los 30. Esto mismo, al parecer, ya ha cambiado. “Ahora en vez de un álbum, tengo un tema titulado Period Rush. El álbum se va a llamar ahora Powder Burns. Tiene muchos significados, y te voy a dejar sacar tus propias conclusiones”, se ríe entre dientes. No desea entrar en el tema, aunque sugiere razonablemente: “Cualquier cosa que te adelante te estropeará la sorpresa. No le puedo contar a nadie de qué se tratan mis temas, porque una vez que lo hago dejan de ser míos”.

Lo que sí me cuenta es que el lanzamiento está contemplado para enero de 2006, a la vez que me brinda información interesante sobre su proceso creativo, cuando le pido que me diga qué tipo de compositor es: “Soy un cantautor narrativo”, me contesta, “creo que en parte se debe a que he escrito cuentos cortos y guiones, y a que tengo que seguir algún tipo de trayectoria en línea recta, al menos para mí mismo. Escribo temas para mí, y sólo cuando están más o menos presentables considero tocárselos a otras personas. Estoy constantemente buscando “sujetalibros”: el primer y el último tema, porque así me resulta más fácil ir dejando señas por el sendero, por decirlo de cierta manera”. Y así, para su próximo álbum ha encontrado por lo menos uno de esos “sujetalibros”: “No tengo el tema final, pero sí el primero: ése es un poquito más importante para mí, porque de los dos “sujetalibros” el primero me abre el camino. Ahora esa puerta está abierta”.

Be Sociable, Share!

Páginas: 1 2 3