El gótico estadounidense Josh Ritter trae su banda de América a Europa

Vestido en traje, zapatillas de deporte y un aire distraído pero afable, Josh Ritter está encantado de estar en Italia. De hecho, Ritter parece simplemente encantado. Y así debería estar después de la buena crítica que ha recibido con su segundo álbum en venta Hello Starling y una serie de shows tocando como telonero de Joan Baez, Counting Crows y, más tarde en Bologna, de Damien Rice.

Josh es en todo momento tan educado y atractivo, que uno hasta llega a preocuparse por él en esta jungla del mundo de la música. Sin embargo, después de la entrevista, cuando sube al escenario, todas las preocupaciones se desvanecen. No es que Ritter pierda su aire educado, ya que aprovecha la mínima oportunidad para dar gracias al público y decirles lo encantado que está de estar allí; sino que, actuando, Josh parece estar completamente al mando y muy seguro de si mismo. Así que al contrario de lo que esperaba, me dejo llevar por su actuación en vivo como casi toda la multitud.

Pero basta ya de aplausos y vamos a la entrevista.

Antes de nada, háblanos de tu relación con Joan Baez. Versionó una de tus canciones, Wings, ¿cómo surgió la idea?

Joan escucha mucha música así como escuchó Golden Age of Radio¹, y me pidió algunas demos del material en el que estaba trabajando para Hello Starling, ya sabes, yo solo en un escritorio minúsculo, y le gustó Wings. Mientras estaba de vuelta a casa en Idaho me llamó para preguntarme si quería salir de gira con ella.

¿Ha sido Joan Baez una gran influencia para tu música?

Cuando empecé de verdad a saber de música su nombre aparecía mucho, sobre todo como alguien que de alguna manera empezó por si sola, y bueno (hace una pausa), no es una influencia como compositora sino como alguien que escogió vivir la vida de una determinada manera.

Centrándonos en la canción Wings, tiene como connotaciones muy oscuras. ¿En q u é te inspiraste para escribirla?

Hay un sitio llamado Cataldo Mission en una pequeña misión jesuita a unas 80 millas al norte de donde vivo, en Idaho, que está por ahí perdido, bueno, en el bosque. Lo construyeron alrededor de 1860. Un hombre de Italia, creo que de Génova, que acabó en Idaho, construyó esta misión y me interesó mucho. Me preguntaba cómo había acabado allí, así que fui a dar un vistazo. ¿Sabes?, la historia de Idaho es muy interesante porque no pertenecía a nadie. Hasta la década de 1860, había rusos, franceses, gente de la costa este que se trasladaban al oeste para evitar ser reclutados para la guerra civil y también había dos o tres tribus indias. Era como una olla de grillos cociéndose en mitad de la nada. Así que iba dando un paseo por esta misión cuando vi una pintura de la Virgen María con el corazón perforado al descubierto. Ya conoces los siete dolores de María. Su corazón parecía una manzana y lo anoté en mi cuaderno tan solo porque pensé que era como una pieza de fruta. Y, ya ves, el resto de la canción surgió a partir de esta idea.

Pero lo más curioso es que escribí esta canción de una manera muy distinta de como escribo la mayoría de ellas. Aquella imagen era tan fuerte que no quería que fuera la única imagen fuerte de la canción. Así que empecé a escribir la letra tal y como me venía a la cabeza, con la esperanza de que serían imágenes bastante fuertes; y la estuve escribiendo durante seis semanas, aproximadamente. No estuve trabajando en ella constantemente, cuando algo me llamaba la atención lo anotaba. Pero realmente todo va sobre dos personas que viajan hacia el oeste desde Cataldo pasando por la regi ón minera de plata, Coeur d’Alene y Harrison. La vía férrea se va construyendo a medida que van viajando… En un principio se trataba de ellos dos viajando hacia el océano, pero a medida que viajaban, las imágenes se convertían más… Bueno, a medida que iban más al este había más y más industrialización y el tiempo empezaba a pasar más rápido y plantas nucleares y cosas por el estilo aparecieron en la canción.

¿Vías de tren y dinamita?

Sí, exactamente. Además también hay mucho sobre la historia del oeste de los Estados Unidos, acerca del destino evidente, frase que nació con la explotación del oeste. Debido a que la gente se trasladaba allí, por bien o por mal creyeron que los EE.UU. tenía el derecho divino de apoderarse de esta región y aprovecharse de ella, de sus recursos. Personalmente creo que fue una religión muy interesante, como una nueva secta del cristianismo. Nos encontramos aquí debido al destino evidente, tenemos la oportunidad y por tanto debemos tener la bendición.

¿Es esto algo aún presente en la cultura?

Sí, sí, por supuesto. Totalmente.

De hecho es una canción bastante política. ¿Qué opinas sobre escribir canciones políticas?

Creo que es una cosa con la que tienes que ir con mucho cuidado. Según mi opinión, se han escrito canciones de protesta fantásticas, y otras que se han escrito para hacer que las cosas perduraran después de la protesta. Éstas últimas se pueden usar otra vez, como Blowing in the Wind, Hard Rain o If I had a Hammer, canciones de este mismo tipo de los años 50 y 60. También creo que es muy arriesgado. Wings es una canción muy ecologista pero no es una de las que (hace una pausa)… No me convencen mucho las canciones que son tan directas por lo poco trabajadas que están. Yo mismo tendría problemas en escribir canciones cuando tengo la sensación de que no comunico las cosas con algún tipo de matiz. No me gusta escoger un extremo o el otro. Cuando escoges a un político, estás escogiendo al menor de los malos, en muchos aspectos… No me gusta nada esta gente que, sobre todo después del once de setiembre, se aprovecha económicamente de los miedos de la gente. La gente necesita sentirse patriótica escribiendo canciones que sólo son estribillos sobre "América es la mejor y os vamos a hacer picadillo", ya sabes.

Be Sociable, Share!

Páginas: 1 2 3 4