Tercer año de ocupación en Irak: El número de víctimas es más alto que nunca

by

El número de víctimas civiles ha aumentado inexorablemente durante el periodo de presencia militar en Irak liberado por Estados Unidos que siguió a la invasión inicial. Esta es la triste realidad que revelan los actuales informes periodísticos elaborados por el proyecto Iraq Body Count (proyecto de recuento de víctimas en Irak).

Cifras publicadas hoy [9 de marzo] por IBC actualizan las estadísticas del año 2005 de la morgue de Bagdad e indican que el número interanual total de víctimas civiles ha aumentado, según se informa, desde el primero de mayo de 2003 (fecha en la cual el presidente Bush anunció que «las mayores operaciones de combate habían finalizado»:

  • 6.331 desde el primero de mayo de 2003 hasta el primer aniversario de la invasión, el 19 de marzo de 2004 (324 días: Primer año)
  • 11.312 desde el 20 de marzo de 2004 hasta el 19 de marzo de 2005 (365 días: Segundo año)
  • 12.617 desde el 20 de marzo de 2005 hasta el primero de marzo de 2006 (346 días: Tercer año)

En cuanto al promedio diario de muertes violentas esto representa:

  • 20 por día en el primer año
  • 31 por día en el segundo año y
  • 36 por día en el tercer año

Las cifras de IBC para el tercer año no incluyen muertes desde marzo de 2006, excluyen la mayoría de las matanzas resultantes del bombardeo del 22 de febrero de un importante santuario musulmán chiíta en Samara y carece de datos provenientes de la morgue de Bagdad para los meses de enero y febrero de este año. Si se descartan enero y febrero por estar claramente incompletos, el promedio diario de muertes para el resto del tercer año asciende a 40 (11.480 muertes en 287 días = 40 por día). De todas formas, aún antes que el tercer año hubiera finalizado y con los datos incompletos para los últimos meses, el número de informes de muertes civiles es ya superior al del segundo año completo (12.617 contra 11.312).

A pesar de que lo que ha sido descrito como «violencia sectaria» contribuye sin duda alguna a una proporción en aumento de muertes, el total del año pasado incluye a 370 civiles identificados que resultaron muertos debido a acción militar bajo el mando de fuerzas estadounidenses, así como 2.231 muertes resultantes de actividad en contra a la ocupación que tenía blancos del gobierno iraquí y de la coalición. El aumento de la criminalidad en pos de la invasión continúa siendo una preocupación importante, pero la mayoría de los informes de prensa no dejan en claro la identidad de los perpetradores o sus motivos. Los «agentes desconocidos» responsables de la mayor parte de las muertes podrían clasificarse en cualquiera de las categorías indicadas arriba, así como también como otros tipos de «terroristas». Los informes indican además que el pasado año ha visto un aumento en el número de ejecuciones extra-judiciales.

Desde Londres, el cofundador de Iraq Body Count John Sloboda afirmó que «Las cifras de hoy constituyen una acusación contra los tres años de ocupación, que continúa empeorando la vida de los ciudadanos civiles iraquíes. Las autoridades estadounidenses e iraquíes encuentran conveniente hablar de una guerra civil para así cubrir el núcleo real de este conflicto, que se balancea entre un poder ocupador brutal e incompetente por una parte, y una insurgencia nacionalista impulsada por el dolor, la ira y la humillación por otra. Este conflicto prueba que la violencia engendra más violencia. La acción inicial que disparó este ciclo de violencia es la invasión ilegal bajo el mando de EE.UU. de marzo y abril de 2003 que resultó en 7.312 civiles muertos y 17.298 heridos en tan sólo 42 días. La insurgencia seguirá siendo fuerte mientras que las fuerzas militares estadounidenses permanezcan en Irak, y los ciudadanos civiles iraquíes pueden esperar más muerte y destrucción».

Hamit Dardagan, cofundador de Iraq Body Count agregó que «En septiembre de 2003, luego de nuestro primer estudio importante sobre la inseguridad civil en Irak con datos obtenidos de la morgue de Bagdad, notamos que:
'Puede que las autoridades estadounidenses sean eficaces en el frente de guerra, pero el hecho de que la ciudad capital de Irak haya caído en el caos bajo la ocupación estadounidense demuestra su incompetencia para mantener el orden público y proporcionar seguridad para la población civil. EE.UU. ha derrocado a Saddam y ha descubierto que no encontrará armas de destrucción masiva en Irak. ¿Por qué, por lo tanto, están todavía allí? Y si las fuerzas armadas estadounidenses no pueden garantizar la seguridad de los civiles iraquíes, significando además por sí misma un peligro para ellos, ¿qué papel desempeñan en ese país?'

«La pregunta sigue todavía en pie, y las cifras de los iraquíes que encuentran la muerte sigue en aumento. ¿Cuántos más tendrán que morir para que los arquitectos de la 'solución militar' iraquí caigan en la cuenta que la única manera efectiva de reducir la violencia es dejar de infligirla?»

Be Sociable, Share!