La perspectiva desde Barcelona -“Fòrum de les Cultures” ¿una buena idea corrompida por el dinero?

by

El sábado 8 de mayo fue inaugurado en Barcelona el llamado “Fòrum de les Cultures”. Primero de todo cabría explicar que és el “Fòrum.

El “Fòrum” es un encuentro internacional en el cuál se debatirá los principales conflictos sociales y culturales del siglo XXI. Los tres ejes principales serán la sostenibilidad, la paz y la diversidad cultural.

El evento ha servido para recuperar la desembocadura del río Besós, (conocido como la cloaca de Barcelona), para la ciudad. Se ha regenerado el río, se ha tapado la depuradora y encima de ella se ha habilitado la segunda mayor plaza del mundo. Además se ha construido el mayor centro de convenciones del sur de Europa, con capacidad para 15000 personas; el llamado “Edificio Fòrum”, un auditorio de 3200 butacas; una planta fotovoltaica del tamaño de un campo de fútbol capaz de generar energía para 1000 viviendas, además de nuevos pisos, hoteles, oficinas y la llegada del tranvía. De los 1975 millones de euros de inversión, 782 han ido a parar a infraestructuras medioambientales, 699 para hoteles y oficinas, 302 para mejorar los accesos y 191 para recuperar el litoral.

Durante 141 días, (hasta el día 26 de septiembre, día de finalización de las Fiestas de la Mercè, patrona de la ciudad), tanto el recinto del “Fòrum” como otras partes de la ciudad acogerán 4 exposiciones de gran formato, 22 más pequeñas, 400 conciertos, 60 espectáculos en la calle, teatro, danza y 49 diálogos con la asistencia prevista de unos 1500 ponentes. A su término se redactará una declaración con las conclusiones de estos diálogos.

Los responsables de la organización son el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat y el Gobierno Español, aunque la idea inicial partió del ahora Presidente de la Generalitat y antiguo alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, que aprovechando el tirón de los Juegos Olímpicos de 1992, anunció la voluntad de celebrar una Exposición Universal. Sin embargo ante la imposibilidad de acoger una Expo, se optó por organizar un nuevo acontecimiento mundial.

A grandes rasgos se podría pensar que el “Fòrum” es una idea fantástica que debería gozar de continuidad. De hecho cuatro ciudades se han interesado en acoger la segunda edición del “Fòrum”: Fukuoka (Japón), Monterrey (México), Ciudad del Cabo y Durban (Suráfrica). Sin embargo existen razones muy evidentes para pensar que el “Fòrum” se ha convertido en algo muy diferente…

Las razones son diferentes y diversas, pero todas se encaminan a descubrir un interés económico y especulativo aderezado con ciertas dosis de hipocresía. Por ejemplo, la rehabilitación de una zona marginal como el barrio de la Mina se ha dejado para una segunda fase de inversiones priorizando otras inversiones de menos carácter social. Por otro lado el evento ayuda aún más si cabe en la transformación de la ciudad en una metrópoli basada en el turismo, servicios y el ocio dejando a un lado las necesidades sociales de sus habitantes. Falta de vivienda pública, servicios sanitarios adecuados, etc.

En el campo de la hipocresía podemos ver como uno de los valores del “Fòrum” es la sostenibilidad y como sin embargo las actuaciones llevadas a cabo para la construcción del recinto han supuesto una enorme alteración del entorno marino. Además ENDESA, una de las empresas patrocinadoras es la cuarta empresa de Europa con mayores emisiones de CO2. Y hablando de patrocinadores, muchos de ellos precisamente incumplen los valores por los cuáles en teoría se mueve el “Fòrum”. La empresa INDRA es una empresa puntera en la industria del armamento y el Corte Inglés, Iberia, La Caixa y Telefónica invierten en tecnología militar. Para todos los patrocinadores su participación en el “Fòrum” supone un lavado de imagen, beneficios fiscales y publicidad.

Por otro lado la organización vende que los diálogos son participativos y abiertos a todo el mundo. Sin embargo muchas ONG's y asociaciones vecinales no participarán al no ser aceptadas por la organización las propuestas planteadas. A esto hay que añadir que se tiene que pagar por asistir a la mayoría de los diálogos (entre 30 y 115 euros), con lo cuál la idea de diálogos abiertos y participativos cae por su propio peso.

No sólo tener que pagar por los diálogos, sino además el precio de las entradas al recinto y la prohibición de poder entrar bocadillos y bebidas (ésta última medida retirada tras 2 semanas de quejas y protestas de los visitantes) combinado con unos precios altísimos (14 euros el menú del día) llevan a la sospecha que el “Fòrum” se está tratando de convertir en un gran negocio económico.

Las críticas arrecian por todos los lados y aún no se sabe como acabará, pero la gran preocupación radica en qué hasta que punto se ha puesto a la cultura un precio. Hasta qué punto se tiene que pagar por tener acceso a la cultura. Al fin y al cabo, ¿el “Fòrum” no es a la cultura lo que los Juegos Olímpicos al deporte? ¿No son acaso los Juegos Olímpicos un gran negocio económico a costa del deporte? Curiosamente hasta ahora el evento más exitoso del “Fòrum” ha sido la Carnavalona de Carlinhos Brown, donde más de 100000 personas abarrotaron el centro de la ciudad recreando los carnavales brasileños… curiosamente era gratuito.

Be Sociable, Share!