GOZO EN LA SINCERIDAD PSICODÉLICA DE DEVENDRA BANHART

Fue el editor español de Three Monkeys Online, en Barcelona, el primero en pasarme el dato: “Oye, ¿que ya has oído a este tío, Devendra Banhart? Está en boca de todos, ¿Por qué no vienes a ver qué tal?”Un segundo más tarde, me encontraba gratamente apabullado por el último álbum (el segundo) de Banhart, titulado Rejoicing in the Hands, con arreglos acústicos suaves, el extraño falsete de Banhart, y repleto de líricas mordaces. Se nos despertó gran curiosidad por saber quién es Devendra Banhart, por lo que nos pusimos en contacto con él. Mirando en retrospectiva, fue probablemente algo optimista esperar que alguien que ha compuesto temas como This Beard is for Siobhan y Tit Smoking in the Temple of Artemis revelara demasiado a través de una entrevista conducida por correo electrónico, pero al menos sus respuestas han dado en general nuevo sentido a la palabra “elíptico”. Seguimos adelante, a fin de brindaros la introducción de Three Monkeys Online a un genio curioso: Devendra Banhart.

Nacido en Texas en 1981, fue dotado de un nombre poco común por sugerencia de un maestro espiritual (insiste en que no hay nada relacionado con cultos detrás de esto) que, aunque sea razonablemente común en La India, a la gente de Texas les debe haber sonado raro, o de hecho en Venezuela, donde Devendra se mudó con su madre a la edad de dos años, luego de una separación familiar.

Tener un nombre tan extraño debe haber surtido algún efecto, quizás en este caso habrá contribuído al desarrollo de este artista idiosincrático: “Me ha ayudado a desarrollar mi lado femenino” responde, habiendo sido confundido con una muchacha a su regreso a Estados Unidos a los 13 años. “Eso es lo que me empujó a cantar: me vestía con la ropa de mi madre y cantaba asiendo un cepillo para el pelo”.

Hasta hoy en día confunden a Banhart, cuando se afeita, con una mujer debido a su nombre, su voz falsete y sin duda alguna a su fina estructura ósea. Comenta que “sin ser gay, me dio un tipo de extraña y reconfortante seguridad que no puedo definir”.

Pasó sus años de formación en Venezuela, donde fue a la escuela en Caracas, por muchos catalogada como la ciudad más peligrosa de Sudamérica, un continente donde no falta la violencia. Y mientras sería de esperar que el turbulento ambiente fomentara una inclinación hacia Sepultura o Motorhead, su música no podría estar más alejada de esa onda, trayendo recuerdos de amor hippy e idealismo, así como de cantautores introspectivos. De todas formas, ni bien le preguntan sobre Venezuela y si por ejemplo se mantiene al corriente de los eventos en ese país, se anima: “Venezuela fue una locura: no se puede salir a la calle después de las ocho de la noche porque es demasiado arriesgado. No puede llevar uno zapatillas caras porque, si bien aquí te pueden llegar a asaltar, allá simplemente te matan… ¡es muy JODIDO! En serio, lo he VISTO. ¡La corrupción está hasta en el agua!” Banhart prosigue, intrigadamente: “A mi padre lo echaron por ser de la CIA, cosa que no es. Mi familia no es rica, ¡¡lo he VISTO!!”.

Pasar la juventud en Venezuela, de todos modos, lo dotó de un bilingualismo que le permite cantar en castellano en Todos los Dolores y tiene propuesto un álbum en castellano titulado Niña Roja que será lanzado más tarde este año. ¿Existe alguna diferencia para él entre componer temas en inglés o en castellano?: “En uno de los dos es más fácil ser (pausa) más directo o sencillo. En inglés, soy más poético. En castellano, puedo permitirme decir cosas como el mar es bonito y te amo y pasar con eso.

Sus líricas, que mientras de tanto en tanto suenan caprichosas, son el producto de una labor realizada con amor: “Son todas el resultado de horas y horas de editar, de llegar a la esencia; de un cuaderno lleno se extrae una sola línea”. Esto es parte del atractivo, al menos para mí, que en el medio de líricas que semejan mantras de canciones o poemas infantiles haya hermosas imágenes evocadoras, como por ejemplo en The Body Breaks: “The body stays and then the body moves on, and I´d really rather not dwell on when yours will be gone” (El cuerpo se queda y el cuerpo prosigue, y yo preferiría no pensar demasiado en el día que el tuyo ya no esté).

Be Sociable, Share!

Páginas: 1 2