Del ArmaLite al batido de fresa: la Irlanda del siglo XXI, norte y sur.

by

Por medio de Colours has logrado llegar más allá de la superficie, al estudiar varios grupos que están fuera de las dicotomías tradicionales de la vida irlandesa: «republicano, nacionalista, católico, y sureño, o bien unionista, protestante, y norteño”. Tomemos por ejemplo los homosexuales, tanto en el norte como en el sur. ¿Qué reacción hubo en Irlanda del Norte hacia la legislación que permite las uniones civiles homosexuales? ¿Crees de verdad que, como dices en tu libro, que “no existe una ira pública generalizada en cuanto a temas como las uniones o bodas homosexuales” en la República?

La reacción hacia la liberalización de las leyes sobre homosexualidad ha sido guardar silencio. La mayoría de la gente en el Norte de Irlanda es tolerante o se está volviendo cada vez más tolerante. En el desfile del Orgullo Gay del año pasado en Belfast, la gente que se encontraba de compras, incluyendo gente de la tercera edad, madres con niños, etc., aplaudieron y aclamaron a los manifestantes gays y lesbianas. Por contraste, ignoraron o fueron hostiles hacia una pequeña manifestación de protesta de un manojo de fanáticos fundamentalistas. Y no, no existe ira generalizada en la República hacia las uniones civiles homosexuales.

¿Qué efecto ha tenido en Irlanda la «guerra contra el terrorismo”? Por ejemplo, la palabra terrorista durante un tiempo se solía utilizar para describir irlandeses, vascos o palestinos, y ahora se utiliza para describir casi exclusivamente a islamistas. ¿Ha encubierto la obsesión con Al-Qaeda hasta cierto punto la memoria colectiva, dando a partidos como el Sinn Fein una cubierta de respetabilidad?

Más que la «guerra contra el terrorismo», el 11S ha causado un enorme impacto. Recuerdo ese día perfectamente. Mi hija más joven tenía sólo un par de semanas y mi amigo y colega periodístico Jim Cusack llegó a nuestra casa sobre el mediodía para ver al bebé. Estábamos sentados comiendo un Dim Sum de un supermercado chino, cuando otro reportero que conozco llamó por teléfono. Dijo “Enciende la noticias en Sky ahora mismo” y quién lo iba a decir, llegamos justo a tiempo para ver el segundo avión estrellarse en las Torres Gemelas. Cuando se empezó a ver que era un ataque terrorista, Jim se volvió hacia nosotros y dijo: «Bueno, es el fin de la campaña de los miembros del IRA Provisional”. Desde ese día Sinn Fein ha intentado crear distancia entre sí y todas las formas de islamismo.

Manteniendo el mismo tema: ¿Qué lecciones ha aprendido el gobierno británico, si ha aprendido alguna, del conflicto en Irlanda del Norte que pueda aplicar a la actual «guerra contra el terrorismo»?

Las lecciones de los británicos están disfrazadas de forma sutil. Recuerdo cuando las tropas británicas llegaron a Belfast a principios de los años 70. Tras una breve “luna de miel”, empezaron a derribar puertas, a registrar casas, generalmente tratando a la gente en las zonas nacionalistas con mano dura. Esto se acabó a mitad de los años 80. Se volvieron más efusivos y, por supuesto, retuvieron secretamente los canales hacia sus enemigos republicanos. En el sur de Irak, el Ejército Británico está claramente intentando utilizar la misma mano blanda que utilizó en Irlanda del Norte. Pero el paralelismo cambia de dirección en la noción de negociación secreta, porque, al contrario del IRA, Al-Qaeda es una fuerza maximalista e inflexible.

Tony Blair recientemente hizo comentarios comparando el fundamentalismo islámico con el fundamentalismo protestante de Irlanda del Norte, y al hacerlo, fue criticado por el Partido Unionista Democrático (DUP) de Ian Paisley, como era de esperarse. Sin embargo, yo diría que en lugar de ser sorprendentes y pol&ea
cute;micos, los comentarios de Blair muestran la falta de atención que la cara religiosa del DUP ha recibido en los medios de comunicación en general. ¿Qué piensas sobre la cobertura del DUP en los medios de comunicación irlandeses y británicos? ¿Es una consecuencia necesaria del proceso de paz el hecho de que se les quite importancia a las caras sucias de Sinn Fein y del DUP?

El DUP, como siempre, reacciona en forma exagerada. Pero tampoco se debe subestimar al DUP. Cuentan con gente extremadamente inteligente en los altos rangos. En las bases, el DUP es una organización muy religiosa, pero los líderes se han dado cuenta de que la base es electoralmente demasiado limitada. Aquí tienes otro ejemplo. Una amiga mía votó por el DUP por primera vez en su vida el año pasado. Ella bebe, fuma, le gustan los hombres, no va a la iglesia, pasa las vacaciones en la República de Irlanda y tiene opiniones liberales en cuanto a los derechos de los homosexuales. Pero pensó que un DUP fortalecido enviaría un mensaje importante al mundo, particularmente a Tony Blair, de que los unionistas no consentirán ser mangoneados. Éste es el distrito electoral que el DUP acaba de ganar, protestantes seculares de clase media-alta que están cansados de lo que ven (con razón o si ella) como demasiadas concesiones a los republicanos.

Por lo tanto, si hay alguien que le quita importancia a sus raíces fundamentalistas y su dedicación al protestantismo predicador, es el DUP mismo. Esta dedicación a veces trae problemas al partido, como en el caso de Paul Berry, un joven miembro de la asamblea legislativa del DUP que por lo visto tuvo relaciones homosexuales con un masajista en un hotel en Belfast. La hipocresía siempre se descubre.

Internet ha abierto nuevas posibilidades para la comunicación, posibilidades que están siendo desarrolladas por sitios web como Slugger O'Toole en el contexto de Irlanda del Norte, facilitando un espacio donde gente de ambos lados de la comunidad debaten problemas. ¿Qué piensas de Internet en este contexto? ¿Sería ingenuo verlo como un instrumento para el cambio, condenado como el punk rock a que se quede en la nada?

No, por desgracia el punk rock tuvo que desaparecer. No creo que pase lo mismo con los blogs. Puede que evolucionen, pero su estructura básica permanecerá. Slugger, Blanket, y el antiguo Portadown News revolucionaron los círculos de los medios de comunicación irlandeses y le dieron voz a los que no la tenían. Esto sólo puede ser bueno.

Finalmente, una pregunta imposible de contestar, pero igualmente imposible de no preguntar: ¿a dónde se dirige el proceso de paz a partir de ahora?

¿A dónde se dirige el proceso de paz? Está parado, pero a nadie le importa. No hay bombas que estallan. Nadie en el pub de mi barrio habla del estancamiento de la Asamblea de Irlanda del Norte. Todos están demasiado ocupados preguntándose si alguien puede parar al equipo de fútbol inglés Chelsea y quién puede pronosticar quién va a ser el ganador de la siguiente carrera de caballos importante.

Una característica general es que Irlanda del Norte se ha convertido en una sociedad de consumo muy post-modernista. El poder adquisitivo ha jugado un papel enorme en la derrota de la lucha armada. Hablo en serio. Las compras y la expansión de la propiedad incluso en zonas como el oeste de Belfast, uno de los reñideros del conflicto. La gente tiene más participación en su sociedad sea a través de su trabajo en un centro comercial o de su casa y su valor en aumento.

Puede que en cinco años haya un ejecutivo de poder compartido entre Sinn Fein y el DUP, pero mientras tanto, nos vamos todos al centro comercial a comprar la última moda, un café latte doble con crema o un batido de mango o de fresa, seguido de una sesión de manicura o de solarium para mantener el moreno y para estar guapos para esas vacaciones en una playa española el mes que viene.

Colours: Ireland – from Bombs to Boom de Henry McDonald está publicado por Mainstream Publishing (en inglés)

Be Sociable, Share!

Páginas: 1 2