Los Dinosaurios de Jurassic Park

A mucha gente le fascinan los dinosaurios. En parte, nos sentimos atraídos por estos animales gracias a que hace algunos años, películas como “Jurassic Park” de Spielberg han vuelto a “ponerlos de moda”. Pero quizás la imagen que tengamos de estas criaturas esté demasiado influenciada por el cine…

Estos animales reciben el nombre de las palabras griegas deinos (terrible) y saurio (lagarto), nombre que se les dio cuando se hicieron los primeros hallazgos, en la segunda y tercera década del siglo XIX, en Inglaterra. Vivieron durante unos 165 millones de años; los primeros dinosaurios clasificados como tales aparecieron hace 230 millones de años, en el Triásico Medio y se extinguieron hace 65 millones de años, a finales del Cretácico superior.

Lo que nosotros entendemos como dinosaurios, son 2 órdenes de animales que pertenecen a su vez a un superorden, denominado arcosaurios por los paleontólogos. Estos dos órdenes son los saurisquios, caracterizados por presentar los huesos de la cadera de forma similar a los reptiles, y los ornitisquios, con la misma similitud respecto a las aves. Así que, en contra de lo que pueda pensar mucha gente, ni los grandes reptiles alados (como los pterodáctilos) ni los reptiles marinos (como los plesiosauros) eran dinosaurios.

El único representante del superorden de los arcosaurios que vive hoy día y al que podemos considerar pariente directo vivo de los dinosaurios son los cocodrilos. Sin embargo, y aunque nos puede parecer relativamente fácil relacionar, por su aspecto, a los cocodrilos con los dinosaurios, estos grandes lagartos están emparentados con otro tipo de animales que viven hoy día: las aves. Pero, relativamente… que nadie piense que animales colosales como el Diplodocus o el Tyrannosaurus evolucionaron a lo que hoy día son gorriones o palomas… (¡¿alguien se lo imagina?!). Tan sólo una parte de los dinosaurios de “cadera de ave” (ornitisquios) lo hicieron.¿Cómo se llegó a confirmar esto?. La “pieza del puzzle” que nos permite establecer esta relación se encontró por primera vez en el yacimiento de Solenhofen, en Alemania, en 1861. Era un curioso fósil, un pequeño dinosaurio que sin embargo presentaba, de manera clara, la impresión de alas y plumas en sus extremidades superiores y en su cola… Este fósil fue denominado Archeopteryx (ala antigua), y el hallazgo de nuevos ejemplares a mediados del s. XX ayudó a reforzar esta teoría.

Compartir:
  • Facebook
  • Meneame
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Mixx
  • Google
  • E-mail this story to a friend!
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • TwitThis

Páginas: 1 2